El aumento de las conexiones de banda ancha en los móviles se refleja por parte de los operadores de telefonía móvil. Junto a este incremento, se registra una mejora en la capacidad de los terminales, cuyos modelos de gama más alta comienzan a asemejarse a los ordenadores de mano o PDA.